Robert Llimós, el artista de los extraterrestres

El catalán Robert Llimós es un artista con fama mundial que ha canalizado su talento para plasmar el fenómeno ovni a partir de una experiencia iniciática y transformadora que tuvo en 2009.  Estando en Fortaleza (Brasil) como invitado de una boda en un momento dado se dirigió en soledad a unas dunas y tratando de inspirarse con el paisaje sacó su cuaderno.

Era por la tarde, sobre las 16:00  cuando en esta zona costera azotada por el viento apareció entre las nubes un extraño objeto de apariencia metálica. El objeto era discoidal, con  aproximadamente 50 metros de diámetro y unas ventanas en su parte inferior. En una de ellas, iluminada, parecía haber dos tripulantes de gran estatura, cuello largo, y aspecto reptiloide. El asombrado Llimós no dudó en garabatear estos seres para más tarde pintarlos como un acontecimiento de semejante envergadura merecía. Sucedió algo más aquella jornada, pues lo siguiente que recuerda el artista es estar en las mismas dunas pero ya de noche, sin saber qué había sucedido en este lapso de tiempo, y sin la presencia de la nave en el horizonte ¿Fue protagonista de una abducción? Según el propio Robert no se descarta que hubiera sucedido así, tras lo cual le habrían borrado la memoria.

Al regresar con sus familiares, estos estaban muy preocupados ante su ausencia, habiendo salido en su busca sin éxito. A partir de este día más de 100 obras, entre pinturas y esculturas, fueron realizadas en torno al ovni y sus tripulantes, recordando el artista cada vez más detalles del apasionante avistamiento.

En mi reflexión personal quiero hacer hincapié en la vertiente transformadora que tiene sin duda el fenómeno ovni. Robert Llimós no se cree un elegido, pero sin embargo el impacto de una posible abducción le ha acompañado desde 2009, dibujando y esculpiendo a estos seres de otros mundos. Otra de sus esculturas, el Mirastels, es un sencillo pero muy significativo hombre que flora sobre el mar mirando los cielos, algo muy necesario en estas épocas.

Es curioso como no es el único caso de este tipo, sino que parece que los ‘no identificados’ calan muy hondo en los testigos, sobre todo en encuentros tan impactantes y cercanos como este. Me recuerda mucho a un caso que he publicado en la reedición de mi libro Leyenda Cósmica con la editorial Guante Blanco, del gran emprendedor Alberto Cerezuela. En ella he añadido más texto y fotografías, y entre ellos un caso de un hombre que, circulando por carretera, encontró un ovni entre las nubes, y lo que parecían ser sus tripulantes en el arcén. Para más detalles habrá que estar atentos a próximas novedades.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s